La vocación : ¡un llamado que se vive día a día!

     Domingo, 22 de Abril de 2018, la Iglesia universal celebró la 55a Jornada mundial de oración por las vocaciones.

     Anualmente, el Papa publica un mensaje para esta ocasión; este año, el Papa Francisco nos invita a escuchar, discernir y vivir la llamada del Señor.

     En su mensaje, le Papa Francisco escribe: “También en estos tiempos inquietos en que vivimos, el misterio de la Encarnación nos recuerda que Dios siempre nos sale al encuentro y es el Dios-con-nosotros, que pasa por los caminos a veces polvorientos de nuestra vida y, conociendo nuestra ardiente nostalgia de amor y felicidad, nos llama a la alegría. En la diversidad y la especificidad de cada vocación, personal y eclesial, se necesita escuchar, discernir y vivir esta palabra que nos llama desde lo alto y que, a la vez que nos permite hacer fructificar nuestros talentos, nos hace también instrumentos de salvación en el mundo y nos orienta a la plena felicidad.”

     Unos miembros del Instituto Secular Pío X han aceptado compartir sencillamente unas reflexiones para contar cómo viven su vocación…

________________________________

 Aníbal Giovanni Ruíz Sánchez
Miembro consagrado laico – Guatemala

     Un día, escuché el llamado de Dios en mi vida para seguirle... Pero, ¿dónde? ¿Cómo? Y tuve la gracia de conocer el Instituto Secular Pío X que me permite dar una respuesta a este llamado.

     A lo largo de mi vida, escuché a Dios decirme: "Sígueme..." Es así que siempre tuve esta inclinación interior a buscar su voluntad. A pesar de mis debilidades, quiero dar a conocer con mi estilo de vida que existe un reino de amor y sobre todo de misericordia.

     Trato de permitir a Dios de forjar en mí este misterio personal que me ha reservado para reflejar a Jesucristo en el medio en el cual me encuentro. Que sea en mi trabajo como agente de pastoral en la Arquidiócesis de Quetzaltenango, en los encuentros con los más necesitados, en la parroquia o con amigos, mi testimonio de vida se vuelve una página del Evangelio que otros pueden leer.

     Como lo recuerda el Papa Francisco en su nueva exhortación Gaudete et Exsultate, demos este mensaje de Jesús que Dios quiere decir al mundo por toda nuestra vida. Dejémonos transformar, dejémonos renovar por el Espíritu para que eso sea posible y así nuestra vida se volverá misión.

     Por eso escogí el Instituto Secular Pío X - o más bien, he aquí porque Dios "nos hace dignos de servir en su presencia" para que Jesús sea mejor conocido, amado y servido. Es así que brindo mi parte para que "renovar todo en Cristo".

________________________________

Suzanne Guérard
Miembro consagrada laica – Canadá

     Soy enfermera desde hace casi 35 años, de los cuales unos 20 años han sido como clinicista en traumatología. A lo largo de estos años, fui testigo de grandes sufrimientos pero también de grandes momentos de entrega de sí mismo. En mi trabajo, se viven dramas humanos y sufrimientos que nos conmuevan profundamente.

     Trato de ser un recurso que apoya los que encuentro a diario. A lo largo de los años, gracias a mi fe, soy una presencia positiva, atenta y disponible. Mi fe, que vivo en mi consagración, me da la energía y sobre todo la alegría para seguir trabajando con gente que vive momentos difíciles. Entendí a lo largo del tiempo que cuando uno se encuentra en el sufrimiento que muchas veces no tiene sentido, tener la audacia de decir el nombre de Jesucristo ayuda a los demás a seguir avanzando. Ayer no más, una colega joven me decía: “Me gusta tu positivismo, tu dedicación; es inspirador trabajar contigo…” Es mi fe que me permite ser así y me hace capaz de entregarme sin contar.

     A lo largo de los años, mis colegas han descubierto la importancia que tiene Jesucristo en mi vida; y una vez que pasa la sorpresa de mi vocación, eso los lleva a confiarme sus problemas, sus sueños y a pedirme que les ayude a orar. Me he vuelto un recurso – no sólo clínico – sino espiritual para que estos colegas y amigos puedan descubrir su fe, su Iglesia y el Dios de amor que los ama. Tenemos un grupo de oración que se reúne una vez por semana después del almuerzo. Nos reunimos para orar juntos y compartir nuestra vida, nuestras aspiraciones y nuestros sueños de un ambiente de trabajo, una sociedad, un mundo más humano.

     Hoy, me doy cuenta que muchas veces son los demás que vienen a mí para pedirme que ore por uno de sus amigos o familiares, para compartir un problema, para cuestionarme sobre mi fe, sobre Jesucristo, sobre mis valores y mi vocación. Soy una discípula-misionera en un medio secular, como una pequeña vela que brilla en un cuarto oscuro… Mi verdadera fuente de luz es Jesucristo. Cada día, doy gracias de poder avanzar con la fuerza del Espíritu Santo, con mis fuerzas pero también con mis flaquezas… ¡una sencilla enfermera cristiana en servicio!

_____________________________

Sandra Lorena Morillo Carlosama
Miembro asociada soltera - Colombia

     Al escuchar el llamado del señor, al caminar con el Instituto Secular Pío X, entendí que soy privilegiada por haber hecho el encuentro de Jesús. Con Él, encuentro sentido a mi vida día tras día; a pesar de mis muchos errores, el buen Dios y Jesús están allí para animarme y con su infinita misericordia perdonarme.

     Al caminar con otros y compartir mi fe, mi relación con Dios ha ido madurando, creciendo. Se ha vuelto una relación de amistad, de mutuo amor, de confianza; ¡la vivo desde mi intimidad con Él a través de la oración, de los sacramentos, especialmente la Eucaristía donde siento que él es mi fuerza y mi vida entera!

     Esta fe y este gran amor se hace vivo en los otros, los que comparten mi fe, en mi familia, en mi hijo, en mi familia apostólica del Instituto Secular Pío X. Es el amor que me impulsa a darlo a conocer a otros, a ser testigo de su infinita misericordia, a ayudar a otros a comprender que Dios nos quiere felices… Él es el mejor camino y por ello cada vez más crece mi compromiso para que Jesús sea mejor conocido, amado y servido.

     La misión es un compromiso que no debe limitarse a una jornada, una actividad, una acción específica. ¡Es nuestra entrega total al Señor, con toda nuestra vida! Es así que vivo la misión desde mi testimonio con mi familia, con mi hijo cuando le enseño el amor de Dios, cuando como madre lo corrijo y aconsejo, desde mi trabajo en la escuela con los niños que tengo a cargo y a los cuales les comparto que Dios es nuestro amigo, cuando los escucho y enseño con cariño, cuando veo a través de ellos que Dios los puso en mi vida para hacerla feliz… A pesar de las adversidades que la vida me presenta, vivo la misión cuando guardo mi confianza en Dios; Él es mi fuerza para superar todas las dificultades.

     Poner mis aptitudes al servicio de los demás hace parte de la misión que Dios me encomienda. Por eso soy feliz aportando mis ideas y colaborando en las diferentes actividades de mi familia apostólica del Instituto Secular Pío X.

     ¡Dios me ama y me lo hace sentir cada día!

__________________________________

Norbert y Claudette Breton
Miembros Pareja asociada – Estados Unidos

     Conocimos el Señor durante un fin de semana de evangelización llamado La Rencontre. Estábamos al inicio de nuestro matrimonio y hoy podemos decirlo con total certeza: ¡somos amados por un Dios que es amor, que es misericordia! A partir de este encuentro, sentimos un llamado: darlo a conocer por 100,000 medios. Hemos tenido un solo deseo: ¡que Jesús sea mejor conocido, amado y servido!

     A lo largo de los años, nuestra vocación de miembros del Instituto Secular Pío X nos sostuvo para vivir la fidelidad y la generosidad. Sea como padres de cuatro hijos, como obrero de la construcción, como secretaria en el campo médico, en nuestros compromisos apostólicos con los más pobres, hemos respondido al llamado de Dios día a día. Los años han pasado… y a lo largo del camino, nos dimos cuenta que el compromiso es más y más fuerte, más y más exigente. Pero la respuesta brinda también una proximidad más y más grande con Dios, una intimidad que nos hace proclamar: “¡Mi vida es Cristo!”

     Compartiendo nuestra fe con otros, alimentándonos con la Palabra de Dios a diario, Dios nos ha permitido vivir en profundidad la vocación cristiana del matrimonio y crecer juntos en nuestro amor para Él.

     Estos últimos años, después de la jubilación del mundo del trabajo, Dios puso en nuestro camino a pobres, a hombres que buscan levantarse de un momento difícil en su vida. Unos tienen problemas de salud mental. El Instituto Secular Pío X tiene una casa en la región de los Estados Unidos donde se puede recibir y acoger a estas personas. Nuestra presencia para con estos hombres nos ha mostrado que Dios ha sido generoso en sus dones de acogida y de escucha para entrar en relación con el más pequeño de sus hijos. Nos invita a ser padre, madre, amigo, consejera… Y Dios mismo hace su obra en los corazones para “renovar todo en Cristo”.

Acerca de ...

Una familia espiritual católico reconocido con una misión enraizada firmemente en las necesidades del mundo de hoy y la nueva evangelización. 

Síganos:

    

Contactos

Para obtener más información, póngase en contacto con nosotros:
  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  1+418-626-5882
1+418-624-2277
  C.P. 87731 Succ. Charlesbourg Québec (QC) Canada G1G 5W6