El Instituto Secular Pío X: una familia apostólica para hoy

El Instituto Secular Pío X es una Familia apostólica fundada por el Padre Henri Roy, en Manchester, New Hampshire (Estados Unidos) en 1939. Los miembros consagrados y asociados buscan por 100,000 maneras a que Jesús sea más conocido, amado y servido. A partir de su implicación en varios medios, se hacen apóstoles de hombres y mujeres, jóvenes y adultos. Tienen una sola inquietud: que el Evangelio sea proclamado por toda su vida.

Los miembros del Instituto Secular Pío X recibieron este dinamismo apostólico de su fundador, el Padre Henri Roy. En colaboración con jóvenes, hombres y mujeres, implicados en la Juventud Obrera Católica, el Padre Roy fundó el Instituto Secular Pío X para dar a la Iglesia una nueva Familia apostólica especificamente fundada para la evangelización. Junto al Padre Roy, estos jóvenes de la primera generación sintieron un solo deseo: consagrar toda su vida a la causa de Cristo entre los pobres de la clase obrera.

Un instituto secular: ¡una respuesta a un llamado!

Un instituto secular es una forma de vida consagrada en la Iglesia que permite a hombres y mujeres de entregar su vida a Dios en respuesta a un llamado vocacional. Esta vocación está reconocida en la Iglesia desde 1947.

Tres condiciones son necesarias para que exista un instituto secular:

  1. el apostolado ;
  2. la consagración ;
  3. la secularidad.

El apostolado es la obra que deben realizar todos los cristianos en pro del Reino de Dios. Habiendo conocido el amor salvador de Jesucristo, cada bautizado anhela que toda persona tenga la misma experiencia de conversión para entregar toda su vida. En la vida del miembro de un instituto secular, esta conciencia es aún mayor y se vuelve la razón de ser de la vida.

Miembros del instituto: ¡para comprometerse toda la vida!

Pueden ser miembros consagrados del Instituto Secular Pío X, hombres solteros laicos y sacerdotes. Entregan toda su vida al Señor y a la misión particular del Instituto, por medio de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia y por una promesa al apostolado.

Desde el principio de la fundación, otras personas se vincularon como miembros de la Familia. Son los miembros asociados: hombres solteros laicos y sacerdotes, mujeres solteras laicas y parejas casadas. Se comprometen a vivir la misión en su estado de vida siguiendo al Señor según el espíritu de los consejos evangélicos.

La diferencia entre los miembros consagrados y los miembros asociados: ¡ una cuestión de compromiso!

Los miembros consagrados entregan toda su vida a Dios para vivir la misión por medio de la profesión de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Por esta consagración, se establece una verdadera alianza de amor entre Dios y el miembro; Dios promete su fidelidad hacia uno y el miembro responde con generosidad a su llamado. Los miembros consagrados son el «corazón del Instituto Secular Pío X».

Los miembros asociados, sintiendo el llamado de amar más plenamente a Dios, lo hacen por medio de un compromiso en el cual manifiestan su deseo de vivir la misión según el espíritu de los consejos evangélicos. Este compromiso viene a ayudar a los solteros laicos y sacerdotes asociados y las parejas asociadas a encaminarse hacia la santidad a la cual todos están llamados.

La diferencia entre los miembros consagrados y asociados se sitúa en la forma del compromiso, no en la vivencia de la misión.

¡Una definición que se encuentra en la vida misma!

Durante mucho tiempo, los miembros del Instituto Secular Pío X buscaron ponerle palabras a su identidad espiritual.Hace unos años, después de un largo proceso de discernimiento, lo lograron. Hoy día, todos los miembros – consagrados y asociados – reconocen su rostro en esta definición.

Es un largo trabajo que debe incesantemente ponerse en el telar. En reuniones, intercambios, discusiones vivas, se circunscribieron cinco puntos que manifiestan de manera concreta nuestra manera de ser en el mundo y en la Iglesia.

Los cinco puntos mayores de nuestra identidad espiritual :

• Un encuentro personal con Jesucristo, Salvador y Apóstol.

• Un gusto por hacer conocer a Jesucristo mediante un celo apostólico intenso.

• Una necesidad de entrega total que compromete a toda la persona en el servicio de Jesucristo.

• Una misión apostólica que nos acerque cada vez más al ambiente popular, más particularmente los pequeños y los pobres, para hacer conocer, amar y servir mejor a Jesucristo.

• Una espiritualidad apostólica que alimenta toda una vida al servicio de Jesucristo.

En un ensayo de definición, estos cinco puntos son profundizados de manera más exhaustiva en el documento Nuestra identidad espiritual. Que este documento sea fuente de inspiración para nuestra vivencia apostólica de la misión. Que sea una ayuda para que la vocación del Instituto Secular Pío X sea mejor entendida y así mejor vivida.

¡MI PARROQUIA ES EL MUNDO!

Hay miembros del Instituto en Canadá, Estados Unidos, Haití. Colombia, Guatemala, Bolivia, Venezuela y Honduras. Los miembros realizan la misión dedicándose a ella en muchos campos: salud, educación, trabajos comunitarios, comercio, obras apostólicas, ministerio pastoral, mundo carcelario, etc., pero siempre con una atención particular hacia el más necesitado. Donde está el hombre, allí puede estar el miembro del Instituto Secular Pío X para anunciarle la Buena Nueva del Evangelio.

Los miembros se reúnen en equipos semanalmente en torno a Jesús para escucharlo, orar juntos y dialogar sobre su vida espiritual y apostólica. Estas reuniones, centradas en la meditación de la Palabra de Dios, es el lugar donde se acrecienta el espíritu de Familia y se anima para el apostolado que cada cual realiza.

En Canadá, hay equipos en la provincia de Québec en las regiones de Québec, Montréal, Beauce, Saguenay, Lac St Jean. En la provincia de Ontario, hay un equipo cerca de la ciudad de Windsor. Además, hay un miembro viviendo en la provincia de Nuevo Brunswick.

En Estados Unidos, hay equipos en la región de Manchester (New Hampshire).

En Colombia, hay miembros en la región de Popayán, Cali, Medellín e Ibagué.

En Haití, hay un miembro en Puerto Príncipe.

En Guatemala, hay un miembro consagrado en la capital y equipos en formación en varias regiones del país.

En Bolivia, hay un miembro consagrado en Potosí.

En Venezuela y Honduras, hay candidatos y aspirantes a la vida consagrada.

Acerca de ...

Una familia espiritual católico reconocido con una misión enraizada firmemente en las necesidades del mundo de hoy y la nueva evangelización. 

Síganos:

    

Contactos

Para obtener más información, póngase en contacto con nosotros:
  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  1+418-626-5882
  1+418-626-5882
  C.P. 87731 Succ. Charlesbourg Québec (QC) Canada G1G 5W6