La diferencia entre miembros consagrados y asociados

La diferencia entre consagrados y asociados está en la forma de compromiso y no en la experiencia de la misión.

Los miembros consagrados entregan toda su vida a Dios para vivir la misión profesando los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. A través de esta consagración se establece una verdadera alianza de amor entre Dios y el miembro. En este pacto, Dios promete su lealtad al miembro y el miembro responde generosamente a su llamado.
Los miembros consagrados son “el corazón del Instituto Secular Pío X”.


Los asociados, habiendo sentido la llamada a amar más a Dios, lo hacen mediante un compromiso mediante el cual manifiestan su deseo de vivir la misión según el espíritu de los consejos evangélicos. Este compromiso ayuda a los laicos solteros y sacerdotes asociados, así como a las parejas asociadas, a caminar hacia la santidad a la que todos están llamados.

Comparte en tus redes sociales:
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn